Descubre la fascinante ciudad de Budapest a través de un recorrido por sus monumentos históricos más destacados. ¡Sumérgete en la rica historia y cultura de Budapest!


Hoy emprenderemos un emocionante viaje a través del corazón histórico de Europa Central: Budapest, una ciudad impregnada de historia, cultura y magníficos monumentos que han resistido el paso del tiempo. En este post, nos embarcamos en un apasionante recorrido por los monumentos y lugares históricos más destacados de Budapest, la fascinante capital de Hungría.

Budapest, conocida como «La Perla del Danubio», es una amalgama cautivadora de dos antiguas ciudades, Buda y Pest, que se unieron en 1873 para formar una metrópolis única. Para comprender verdaderamente Budapest, es esencial sumergirse en sus tesoros históricos.

Antes de comenzar, informarte de que en StayTick nos vamos a Budapest y tú puedes venirte con nosotros este puente de diciembre. Desde tan solo 824€. Más información y reserva de plazas 👉 Haciendo clic aquí. 

Ahora sí… ¡Comencemos este mágico tour por los lugares más famosos de Budapest!

El Bastión de los Pescadores (Halászbástya)


El Bastión de los Pescadores, conocido en húngaro como Halászbástya, se erige en la colina de Buda, ofreciendo una vista panorámica sin igual de Budapest. Esta impresionante fortificación es una de las atracciones más emblemáticas de la ciudad.

Cuando visites el Bastión de los Pescadores, te quedarás hechizado por su apariencia de cuento de hadas. Con sus torres y almenas, esta estructura parece una reliquia de un pasado medieval. Construido entre 1895 y 1902, el diseño del Bastión está inspirado en la arquitectura romántica y gótica, pero lo cierto es que no tiene un propósito militar real. En cambio, se creó como una estructura decorativa para conmemorar el milenario de la fundación de Hungría en el año 896.

La fortificación toma su nombre de los pescadores que solían proteger esta parte de la muralla medieval de Buda durante la Edad Media. El Bastión de los Pescadores está compuesto por siete torres representando a las siete tribus fundadoras de Hungría. La más destacada es la torre central, que se alza imponente y ofrece una imagen icónica de Budapest que ha sido capturada en innumerables fotografías y postales.

Una vez en la cima del Bastión de los Pescadores, se puede disfrutar de una vista panorámica del Danubio que fluye entre las dos partes de la ciudad, Buda y Pest. Los famosos puentes de Budapest, como el Puente de las Cadenas y el Puente de Isabel, se convierten en hilos de conexión que unen estos dos mundos.

Justo al lado del impresionante Bastión de los Pescadores, se alza la Iglesia de Matías (Mátyás-templom), un templo neogótico del siglo XIX. A lo largo de su historia, la Iglesia de Matías ha sido el escenario de importantes eventos, incluidas varias coronaciones reales y bodas de miembros de la realeza húngara. Sin duda, te recomendamos entrar a la iglesia, el precio de la entrada es de 1500 Ft, unos 4€.

El Parlamento de Budapest


El Parlamento de Budapest, conocido como Országház en húngaro, se alza a orillas del río Danubio, formando un espectacular símbolo de la ciudad y de la nación húngara en su conjunto. Este impresionante edificio es una de las construcciones más destacadas de Budapest y una visita obligada.

Construido en un estilo arquitectónico neogótico, el Parlamento de Budapest es el tercer edificio parlamentario más grande del mundo y uno de los más impresionantes. Se comenzó a construir en 1885 y se completó en 1904. Sus dimensiones monumentales, con una longitud de más de 268 metros y una altura de 96 metros, hacen que sea una obra de arte arquitectónica que deja sin aliento.

El Parlamento de Budapest fue concebido para reflejar el poder y la importancia del entonces recién unificado Reino de Hungría bajo la monarquía dual austrohúngara. Su construcción simbolizó la creciente identidad nacional y el deseo de mostrar la grandeza de la nación a través de la arquitectura.

Una de las curiosidades más interesantes del Parlamento es la llamada «Santa Corona de Hungría» que se encuentra dentro del edificio. Esta corona, que data del siglo XI, es uno de los símbolos más sagrados e icónicos de Hungría y ha sido utilizada en diversas ceremonias de coronación a lo largo de la historia. Su presencia dentro del Parlamento agrega un valor histórico y simbólico aún mayor a este magnífico edificio.

Es importante tener en cuenta que el acceso al Parlamento puede variar según la temporada y eventos oficiales, por lo que es recomendable verificar los horarios de visitas con antelación. Asimismo, ten en cuenta que es necesario comprar una entrada para acceder al interior del edificio. El precio de la entrada general para turistas europeos suele costar 3500 ft (9,80€) y, si deseas una visita guiada, unos 15€ (estos precios pueden variar). Sin embargo, incluso desde el exterior, el Parlamento de Budapest es un espectáculo impresionante y una parada obligatoria en cualquier recorrido por la ciudad.

El Palacio Real (Budavári Palota)


El Palacio Real, también conocido como el Budavári Palota en húngaro, se encuentra en la colina de Buda. Este icónico edificio es uno de los puntos clave de cualquier visita a la capital húngara.

Este palacio ha sido testigo de varias transformaciones y renovaciones a lo largo de los siglos, reflejando diferentes estilos arquitectónicos, desde el gótico hasta el barroco y el neoclásico. En sus alrededores, los visitantes pueden disfrutar de vistas panorámicas impresionantes del río Danubio, el Puente de las Cadenas y el Parlamento de Budapest.

El Palacio Real alberga varios museos y atracciones. Uno de los museos más destacados es la Galería Nacional Húngara, que exhibe una extensa colección de arte húngaro que abarca desde la Edad Media hasta la época moderna. Además, también es el hogar del Museo de Historia de Budapest, que presenta exposiciones que narran la historia de la ciudad y la nación húngara a través de artefactos históricos y documentos.

A lo largo de los siglos, el Palacio Real ha sido residencia de reyes y sede del poder real, pero también sufrió destrucciones y reconstrucciones durante guerras y ocupaciones. Su resistencia y reconstrucción reflejan la resiliencia del pueblo húngaro y su determinación por mantener vivo su patrimonio y cultura.

Hoy en día, el Palacio Real sigue siendo un centro cultural y turístico en Budapest. Su importancia como símbolo de la identidad húngara y su magnífica arquitectura lo convierten en una visita imprescindible.

Los Baños Termales de Budapest


Budapest es conocida por su rica tradición termal, una herencia que se remonta a siglos atrás. La historia termal de Budapest se remonta a la época romana, cuando los romanos descubrieron las aguas termales ricas en minerales y propiedades curativas en la región. Posteriormente, durante la ocupación otomana, se construyeron varios baños turcos, que se convirtieron en parte integral de la cultura húngara.

Hoy en día, Budapest cuenta con más de 100 fuentes termales y una variedad de baños que se han convertido en un símbolo icónico de la ciudad. Los baños termales no solo son un lugar para disfrutar de aguas termales revitalizantes, sino también para socializar, conectarse con la comunidad y participar en una tradición que ha sido preservada a lo largo del tiempo.

Entre los numerosos baños termales de Budapest, dos de los más importantes son el Balneario Gellért y el Balneario Széchenyi.

El Balneario Gellért, ubicado en un espléndido edificio de estilo Art Nouveau cerca del famoso Puente de la Libertad, ofrece piscinas interiores y exteriores con aguas termales que son conocidas por sus propiedades curativas y relajantes. Además, su diseño arquitectónico es una verdadera obra de arte que combina elegancia y funcionalidad.

Por otro lado, el Balneario Széchenyi es el más grande de Europa y se encuentra en el Parque de la Ciudad de Budapest. Sus piscinas termales al aire libre, que se mantienen a una temperatura agradable durante todo el año.

El precio de la entrada para ambos balnearios suele variar dependiendo del tipo y disfrute que vayas a realizar de cada uno de ellos, suele ir desde los 19€ a los 40€.

La Ópera de Budapest (Magyar Állami Operaház)


La Ópera Nacional de Hungría, también conocida como el Magyar Állami Operaház, es un verdadero palacio de arte y elegancia ubicado en el corazón de Budapest.

El edificio de la Ópera es una verdadera obra maestra arquitectónica que combina elementos del renacimiento y el barroco con detalles neoclásicos. Fue diseñado por el famoso arquitecto húngaro Miklós Ybl y se inauguró en 1884, convirtiéndose rápidamente en un ícono cultural de la ciudad.

El impresionante vestíbulo está adornado con hermosas esculturas y detalles en dorado. La sala de ópera, con su impresionante cúpula pintada y su capacidad para albergar a más de 1200 espectadores, es un lugar mágico para disfrutar de las actuaciones.

Para aquellos que deseen disfrutar de un espectáculo en la Ópera Nacional de Hungría, es recomendable planificar con anticipación y adquirir las entradas con antelación, especialmente para producciones populares que pueden agotarse rápidamente. Las entradas se pueden comprar en línea o directamente en la taquilla del teatro.

Para una experiencia aún más inmersiva, también se ofrecen visitas guiadas por el teatro, que permiten a los visitantes explorar los rincones más destacados de este majestuoso edificio. El precio de la entrada es de 7000 ft (unos 18€).

El Puente de las Cadenas (Széchenyi Lánchíd)


El Puente de las Cadenas es un magnífico puente colgante que se extiende sobre el río Danubio y une los distritos de Buda y Pest, que antiguamente eran dos ciudades separadas.

El Puente de las Cadenas es el primer puente permanente que se construyó para unir Buda y Pest. Su construcción fue un hito histórico para la ciudad y marcó el comienzo de una mayor conexión y desarrollo entre las dos partes de Budapest. Fue inaugurado en 1849, y en su momento fue uno de los puentes colgantes más largos del mundo.

El puente lleva el nombre de su impulsor, el conde István Széchenyi, un destacado político húngaro que fue una figura clave en el avance de la nación en el siglo XIX. Su visión de conectar Buda y Pest se hizo realidad con este puente, y se convirtió en un símbolo del progreso y la unidad de Hungría.

En sus más de 375 metros de longitud, el Puente de las Cadenas ofrece una vista panorámica del Danubio, con barcos y cruceros navegando por sus aguas mientras los visitantes recorren el puente a pie o en vehículo. Además, iluminado por la noche, se convierte en un espectáculo deslumbrante.

Te recomendamos disfrutar del puente en tranvía o autobús, para apreciar la vista sin tener que caminar toda la distancia. Además, una visita al Puente de las Cadenas de noche es obligatoria, ya que las luces que iluminan el puente crean una atmósfera indescriptible.

La Gran Sinagoga de Budapest (Dohány utcai zsinagóga)


La Gran Sinagoga de Budapest, también conocida como Dohány Street Synagogue, es la sinagoga más grande de Europa y la segunda más grande del mundo, solo superada por la sinagoga de Nueva York. Fue construida en estilo morisco y neomorisco en el siglo XIX y puede albergar a más de 3,000 fieles. Su impresionante fachada, con sus colores y detalles arquitectónicos, la convierten en un hito arquitectónico de Budapest.

La sinagoga es un testimonio vivo de la rica herencia judía de la ciudad y ha sido un símbolo de la vida religiosa y cultural de la comunidad judía de Budapest durante más de un siglo. A lo largo de su historia, ha sido escenario de momentos cruciales, desde eventos religiosos hasta eventos históricos, y ha sobrevivido a períodos de adversidad y resistencia.

Junto a la Gran Sinagoga, se encuentra un complejo memorial del Holocausto, conocido como el Memorial del Holocausto Emanuel Tree. Este conmovedor monumento conmemora a las víctimas judías que perdieron la vida durante la Segunda Guerra Mundial. El Árbol de Emanuel es un árbol de acacia con hojas de metal en las que los nombres de las víctimas del Holocausto están inscritos en hebreo.

El Jardín del Templo, ubicado en el patio de la sinagoga, es otro lugar de contemplación y recuerdo. Aquí, una escultura en forma de llamas perpetuas rinde homenaje a los héroes y mártires judíos de la Segunda Guerra Mundial.

La Gran Sinagoga de Budapest está abierta para visitas turísticas, y los horarios de apertura varían según la temporada. Se ofrecen visitas guiadas en varios idiomas para proporcionar una comprensión más profunda de la historia y la cultura judía de Budapest. Los precios varían en función de si deseas entrar con entrada general (unos 24€) o con visita guiada.

La Basílica de San Esteban (Szent István Bazilika)


La Basílica de San Esteban es una de las iglesias más grandes de Hungría y lleva el nombre del primer rey de Hungría, San Esteban, cuyos restos se encuentran en una capilla especial dentro de la basílica. Su construcción comenzó en 1851 y se completó en 1905, lo que resultó en una mezcla de estilos arquitectónicos que incluyen el neoclásico y el neorrenacentista.

La cúpula de la basílica es uno de los aspectos más impresionantes del edificio y es un verdadero deleite para aquellos que se aventuran a subir sus escaleras o tomar el ascensor. Desde la cúpula panorámica, se puede disfrutar de una vista espectacular de Budapest en todas las direcciones, brindando una perspectiva única de la ciudad y sus monumentos icónicos.

En su interior, se puede admirar una variedad de tesoros religiosos y obras de arte sacro. Una de las principales atracciones es la Szent Jobb, o la Mano Derecha, que es una reliquia sagrada que supuestamente contiene la mano derecha momificada de San Esteban.

La entrada a la basílica cuesta unos 1600 ft (5,22€) para los adultos.

La Casa del Terror (Terror Háza)


La Casa del Terror es un museo conmemorativo ubicado en Budapest que narra la historia sombría de la opresión política y la represión durante el siglo XX en Hungría. Este impactante museo está dedicado a honrar la memoria de las víctimas y recordar los horrores del pasado para evitar que se repitan en el futuro.

El edificio que alberga la Casa del Terror tiene una historia oscura y fue utilizado como sede por la policía secreta húngara, tanto durante la ocupación nazi como bajo el régimen comunista. En el museo, los visitantes pueden conocer de cerca los eventos y atrocidades que ocurrieron aquí, así como el sufrimiento del pueblo húngaro bajo regímenes dictatoriales.

La Casa del Terror no es solo un lugar de exposición histórica, sino también un monumento vivo que rinde homenaje a las víctimas de la represión política y a todos aquellos que lucharon por la libertad y la justicia.

Las exposiciones dentro de la Casa del Terror son profundamente conmovedoras y ofrecen una mirada íntima a los trágicos acontecimientos que marcaron la historia húngara. A través de fotografías, documentos, objetos personales y testimonios de supervivientes, podrás entender la devastación causada por la opresión política y la violencia.

Uno de los aspectos más impactantes del museo es la Sala de las Víctimas, donde los nombres de miles de personas que fueron arrestadas, torturadas o asesinadas durante los regímenes totalitarios están grabados en las paredes, recordándonos la dimensión humana de esta tragedia.

La entrada suele costar unos 2000 ft (6,52€)

La Avenida Andrássy (Andrássy út)

La Avenida Andrássy es una de las arterias más elegantes y emblemáticas de Budapest. Esta majestuosa avenida es un testimonio vivo de la riqueza histórica y cultural de la ciudad, y su importancia la llevó a ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2002.

Esta avenida se extiende desde el centro de Budapest hasta la Plaza de los Héroes, una distancia de aproximadamente 2,5 kilómetros. Su diseño fue inspirado por los grandes bulevares de París y se construyó en la segunda mitad del siglo XIX, durante la época del Renacimiento urbano de Budapest.

Andrássy út es un tesoro arquitectónico con numerosos edificios históricos que son verdaderas joyas. Entre los más destacados se encuentra la Ópera Nacional de Hungría. Además, la avenida cuenta con boutiques de moda de alta gama, que ofrecen una selección exclusiva de marcas internacionales y húngaras.

Los cafés emblemáticos también son parte esencial del encanto de Andrássy út. Algunos de los cafés más famosos de Budapest, con una larga tradición y un ambiente histórico, se encuentran en esta avenida.

Un paseo en tranvía por Andrássy út es una forma de explorar esta avenida y empaparse de su esencia. El Tranvía No. 1, que recorre Andrássy út, es conocido como el «tranvía histórico» debido a su aspecto clásico y su encanto nostálgico. Es una oportunidad única para recorrer la avenida desde la Plaza de los Héroes hasta el centro de la ciudad. Sin embargo, nuestra recomendación es volverte andando y admirar sus detalles con total atención.

La Plaza de los Héroes (Hősök tere)


La Plaza de los Héroes es una amplia plaza situada al final de la Avenida Andrássy, y es el punto de encuentro entre varios monumentos importantes de la ciudad. En el centro de la plaza, se alza un obelisco coronado con el Arcángel Gabriel, que sostiene la Santa Corona húngara y una doble cruz, símbolos de la historia religiosa y política del país.

A ambos lados del obelisco, se encuentran dos semicírculos con estatuas de los líderes húngaros más destacados y otras figuras históricas. Entre ellas se encuentran los siete jefes de tribus magiares que fundaron Hungría en el siglo IX, así como otras personalidades importantes de la historia húngara, como reyes, príncipes y líderes militares.

La Plaza de los Héroes fue construida para conmemorar el milenario de la llegada de los húngaros a la Cuenca de los Cárpatos y para celebrar la fundación del Estado húngaro. Fue inaugurada en 1896 en el marco de las celebraciones del Milenario de Hungría, que conmemoraba los mil años de historia de la nación.

Junto a la Plaza de los Héroes se encuentra el Castillo de los Museos, un increíble edificio que alberga el Museo de Bellas Artes de Budapest, donde se exhiben importantes colecciones de arte europeo y húngaro desde la antigüedad hasta el siglo XIX.

Además, en el lado opuesto de la plaza, se encuentra la Galería de Arte contemporáneo (Műcsarnok), un espacio dedicado a exhibir obras de arte moderno y contemporáneo de artistas húngaros e internacionales.

El Mercado Central (Nagyvásárcsarnok)


El Mercado Central de Budapest, conocido como Nagyvásárcsarnok, es un tesoro histórico y una atracción imperdible para sumergirte en la cultura y la gastronomía local.

Fue construido en 1897, y es uno de los mercados cubiertos más grandes y antiguos de Budapest. Su arquitectura de estilo neogótico y sus elegantes detalles le otorgan un encanto único. El techo abovedado, los vitrales coloridos y las fachadas ornamentadas añaden un toque de elegancia a la atmósfera del mercado.

En el interior, se encuentran tres pisos repletos de puestos que ofrecen una amplia variedad de productos, desde frutas y verduras frescas, hasta carnes, quesos, especias y productos típicos húngaros, como salamis y embutidos. Además, el segundo piso del mercado alberga una selección de artesanías y souvenirs.

Una visita al Mercado Central es una oportunidad perfecta para probar la auténtica gastronomía húngara. No puedes irte sin probar el langos, un pan frito cubierto con ajo, queso y crema agria, o el goulash, un sabroso guiso tradicional húngaro hecho a base de carne y verduras con especias locales.

Además, los puestos del mercado ofrecen una gran variedad de productos locales, como el famoso pálinka (un licor de frutas) y una amplia selección de vinos húngaros.

El Metro Número 1 de Budapest

Además de sus impresionantes monumentos, avenidas y mercados, Budapest también alberga una joya histórica que vale la pena explorar: el Metro Número 1. Este sistema de transporte subterráneo es una visita obligada.

Fue inaugurado en 1896, es uno de los más antiguos del mundo y se le conoce cariñosamente como «Földalatti» en húngaro, que significa «subterráneo» en español. Este ferrocarril subterráneo fue construido para conmemorar el Milenario de Hungría y se ha convertido en un testimonio vivo de la evolución de Budapest y su sistema de transporte a lo largo de los años.

El recorrido del Metro Número 1 es corto pero encantador. Conecta el centro de Budapest con la famosa Plaza de los Héroes y la Avenida Andrássy, ambos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Durante el trayecto, los viajeros pueden disfrutar de las vistas de los elegantes edificios de la ciudad y experimentar una sensación nostálgica mientras viajan en los históricos vagones del metro.

Esperamos que hayas disfrutado de este pequeño tour, aunque Budapest tiene muuuucho más que explorar. Puedes reservar tu estancia en Budapest haciéndote miembro de StayTick y disfrutar de más de un 40% de descuento. Hazte miembro aquí 1 año GRATIS. 

Apúntate a nuestro próximo viaje a Budapest desde 824€ para este puente de diciembre 2023 aquí. 

¡Nos vemos por Buda y… por Pest!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *